19 abr. 2012

Documento del Repudio frente al remate del primer lote de soja campaña 2011- 2012

LA SOJA Y LOS AGRONEGOCIOS.... LOCOS DE “REMATE”
Ante el remate del primer lote de soja del año, que se llevará a cabo en la Bolsa de comercio de la ciudad de Rosario, en la provincia sojera por excelencia, convocamos a repudiar este símbolo del modelo agroexportador de explotación, contaminación y saqueo.
Como en años anteriores, hoy volvemos a denunciar la celebración obscena y opulenta del modelo sojero que representa este remate, en la que empresarios y autoridades de distintos niveles se reúnen para ponerle precio a la salud, la contaminación y el hambre de los pueblos. Volvemos a denunciar la concentración y extranjerización de la tierra y los medios de producción que genera ganancias para unos pocos, a costa de la pobreza, el desempleo, la enfermedad y la contaminación de los bienes comunes como agua, suelo y aire.
Se trata de una de las manifestaciones más visibles de un modelo extractivo-exportador de“recursos”, implantado en América Latina a partir de las necesidades del capitalismo a escala global, y del que la megaminería a cielo abierto en la región andina constituye otra de sus “patas”. El agronegocio, la megamineríametalífera con cianuro, la explotación de hidrocarburos y el patentamiento de especies vegetales forman parte de un mismo modelo que busca, con cínicas promesas de “progreso” y “desarrollo”, abastecer al mercado mundial de materias primas para la producción ilimitada de mercancías, con la acumulación concentrada como único fin de este sistema de producción, distribución y consumo, poniendo de esta forma en cuestión la sustentabilidad a corto plazo de las capacidades ecológicas del planeta.
La instalación del monocultivoprovoca la pérdida de biodiversidad, al reducirse la superficie de otros cultivos como arroz, maíz, girasol, trigo, algodón, etc. El campo hoy lejos de proveernos de alimentos como en otros tiempos, se ha convertido en exportador de forraje para alimentar los animales de Europa, China e India y en productor de agrocombustibles, amenazando así nuestra soberanía alimentaria. La expansión de la frontera agrícola implica también el desmonte de nuestros bosques y el desplazamiento de miles de familias campesinas y comunidades de pueblos originarios. Situación que el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) viene denunciando hace más de una década y que a fines del año pasado se llevó la vida de Cristian Ferreyra, integrante del movimiento, a manos de sicarios del sojero santafesino José Ciccioli.
Todos los días presenciamos en los pueblos de la provincia de Santa Fe las consecuencias que el “paquete tecnológico” implantado por las grandes transnacionales implica para nuestra población:
En primer lugar, el aumento del desempleo en las zonas rurales, como fruto de este modelo que a través del sistema de siembra directa, propone una agricultura sin agricultores. En combinación con esto, la precarización extrema de las condiciones de trabajo en el campo, como recientemente se pudo comprobar en las instalaciones de la empresa Nidera, donde se mantenía a los trabajadores temporeros en condiciones de cuasi-esclavitud. Sin embargo la precarización extrema y la flexibilización laboral no es propiedad del trabajo rural, la muerte Ramiro Burgueño (en Noviembre del 2007) en la planta cerealera Vicentín ubicada en Ricardone como el reciente caso de Javier Villalba (en Enero del 2012) en la planta de Venado Tuerto de Nidera, paradójicamente muertos aplastados por lo que producen, son un claro ejemplo del desprecio por la vida humana en general, y por la clase trabajadora en particular, que manifiesta el modelo.
En segundo lugar, el uso de semillas transgénicas que generan una dependencia del productor respecto a las transnacionales que las venden y un cambio radical en la forma de producir alimentos.
Y por último, vemos cómo se incrementan y empiezan a conocerse las graves consecuencias que las fumigaciones traen para el medio ambiente y la salud. En este caso también tenemos que hacer referencia de la pérdida de vidas humanas. Este 2012 nos encuentra con una nueva víctima, como Néstor Vargas, trabajador rural que en Octubre del año pasado murió intoxicado tras una semana de fuertes malestares, luego de haber manipulado bidones de agrotóxicos sin protección y en un medio mal ventilado. Una víctima más de la desidia oficial para con la salud de la población. Una víctima más del lobby sojero, que sólo busca enriquecerse y dejar que “los negocios sigan como siempre”.Una víctima más del modelo, a pesar de que el ex Gobernador Binner niegue la toxicidad del glifosato.
Por su parte, el actual gobernador de la Provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti, ha manifestado en su campaña electoral la necesidad del tratamiento de la reforma de la ley sobre el uso de agrotóxicos (la cual ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados) haciendo referencia a un “equilibrio entre producción, cuidado de la salud y del medio ambiente”. Equilibrio que se rompe ante los acontecimientos que demuestran el compromiso del Gobierno Provincial y de los Municipios para profundizar el modelo extractivista, reprimarizador y contaminante. Esto se refleja en la coordinada política de implementación del IIRSA, en la construcción del Plan Circunvalar, en la entrega de tierras fiscales y de una política tributaria regresiva a favor del los grupos económicos del agronegocio y en el desarrollo de una recurrente propaganda sobre las “bondades” del “modelo productivo”utilizando medios de comunicación, instituciones educativas y espacios públicos.
Denunciamos también las políticas nacionales de “profundización del modelo”,favorables a los sectores concentrados de la economía que se han enriquecido enormemente en la última década y media, que buscan el mantenimiento de las condiciones beneficiosas para éstos y forman parte de una serie de continuidades con el modelo “de los noventa”. La presentación del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA) -con sus numerosas fojas que nada dicen de desconcentrar la propiedad de la tierra, que nada dicen de los agrotóxicos, ni de los campesinos y campesinas expulsados de sus tierras, ni de la diversificación agrícola, y que sí habla de aumentar en casi un 60% la producción de granos y expandir la tierra cultivable de 35 a 42 millones de hectáreas- representa la voluntad política del gobierno nacional de mantener vigentes las condiciones del agronegocio, sin moverse significativamente de sus presupuestos básicos.
Asimismo, repudiamos la sangrienta represión desatada sobre los pueblos del norte andino, en Tinogasta, Famatina, Belén, Amaicha del Valle y Andalgalá. Repudiamos la falta de garantías de circulación libre e integridad física para con las y los ciudadanos que luchan por defender los cerros de la destrucción de la megaminería contaminante. Denunciamos las distintas formas -legales e ilegales- de represión y control sobre la ciudadanía, como las listas negras, los bloqueos de las patotas pro-mineras, los allanamientos de casas particulares, los desalojos nocturnos de los cortes, entre otras. Repudiamos la práctica de espionaje y control sobre la militancia popular a través del “Proyecto X” y exigimos la derogación de la denominada “Ley Antiterrorista” la que reconoce una estrecha vinculación con aprietes y condicionamientos de grupos usureros internacionales (GAFI), y con manejos extorsivos del G-20 para ser “calificados” como país confiablepara “mercados” e “inversores”.
Como parte de esta ofensiva represiva se encuadra el acuerdo del Gobierno de la Provincia de Chaco, con el guiño político del Gobiernos Nacional, y el Comando Sur de los Estados Unidos para instalar una base militar de “Ayuda Humanitaria”. Exigimos la anulación de este acuerdo, consideramos que viola la autodeterminación de nuestros pueblos y la Soberanía Nacional y garantiza la entrega a intereses del capitalismo yanqui zonas geopolíticamente estratégicas y ricas en reservas de agua dulce.
En defensa de la vida, de la biodiversidad y de la soberanía alimentaría decimos NO a este modelo sojero de explotación y saqueo y NO a las falsas soluciones de la “economía verde” que intenta resolver los problemas de la crisis ambiental sin alterar las relaciones de dominación y explotación del capitalismo de época.
Apostamos a la construcción de un modelo económico inclusivo, sustentable y en armonía con la naturaleza, que rescate lo humano de las relaciones de producción, y nos permita tener una vida digna y saludable, tanto a las generaciones presentes como a las futuras.
ATTAC-CADTM, Casa de la Memoria, Carpa de la Unidad, Conciencia Solidaria, El grito de la tierra Barrio Malvinas, Frente Popular Darío Santillán y Socialismo Libertario en la COMPA Ecología Popular, La Asamblea Granadero Baigorria, MULCS (Movimiento por la unidad latinoamericana y el cambio social), PRT, Radio Popular Che Guevara, Semillas de Rebelión, Unión de Militantes por el Socialismo (UMS).

No hay comentarios:

Publicar un comentario